Historial de Noticias

Archivos de Etiquetas: baldosas de barro cocido



cocina rústica de barro cocido
24 agosto, 2020

Te damos ideas de cómo decorar una cocina rústica

0 comentarios

Si dispones de una casa de campo o chalet como segunda vivienda, te damos ideas de como decorar una cocina rústica. Las cocinas de estilo rústico son perfectas para los amantes de hogares cálidos y los materiales naturales.

Un ‘must’ para decorar una cocina rústica

Pasen y vean. Puede que te enfrentes a una reforma integral o solo quieras renovar el suelo. ¡Se notará toda la decoración actualizada! Para ello, nada mejor que los suelos de cerámica de barro cocido, es un material resistente, duradero y versátil.

Dependiendo de las dimensiones de la cocina, te recomendamos utilizar baldosas de barro cocido de dimensiones de 20×20 si esta fuera pequeña. Para mayores dimensiones, no lo dudes, usa baldosas de 30×30, te ayudará a provocar la sensación de una cocina más espaciosa.

También, si eres más purista y quieres además diseño, combina diferentes tamaños y formas de baldosas de barro, por ejemplo, nuestro modelo Oropesa se presenta en tres formas diferentes: cuadradas, ángulos y estrellas. Estas últimas, también pueden se pueden cambiar las de barro cocido por estrellas mármol travertino envejecido también comercializado por Cerámica Oropesa.

Enriquecerla con unas vigas vistas

Las vigas vistas de madera han sido siempre uno de los sellos de identidad de las cocinas de estilo rústico. Valora las posibilidades, si la altura de tus techos te lo permite, que te da este tipo de arquitectura y no la descartes, si lo que quieres es darle un aire más rústico a tu cocina. Aunque pueda parecer que los antiguos y elegantes techos realizados con madera son poco asequibles, lo cierto es que hoy en día existen multitud de opciones con las que obtener el mismo resultado. Una de ellas son las vigas artificiales, que se han convertido en un elemento estructural y decorativo cada vez más demandado.

Estantes abiertos

Poner elementos de la vajilla, más si esta es clásica, en estantes abiertos u otros elementos antiguos modo decorativo, sobre todo de bronce, relazará más aún lo rústico.

Otra buena idea es colgar ollas, sartenes y coladores del techo, mediante un sistema con barras: conseguirás un estilo rústico e industrial… además de liberar espacio de los armarios. Si tienes una cocina con isla, el lugar perfecto para colocarlos será sobre ella.

La encimera de la cocina: de madera o de barro cocido

cocina rústica

Desde luego, una encimera de madera dará un aspecto agradable y cálido a cualquier cocina de estilo rústico. Si te decides por este material, recuerda que necesita cuidados extra y deberás engrasarla y lijarla con frecuencia para evitar marcas de agua y otros pequeños desperfectos. En cualquier caso, el paso del tiempo transforma este tipo de materiales en elementos únicos con una historia que contar.

Pero si no quieres complicarte la vida, usa en la isla de la cocina un recubrimiento de baldosas de barro a modo de encimera y a juego con tu nuevo pavimento de barro. Protégela de la humedad con nuestros productos de mantenimiento.

Electrodomesticos retro

Cualquier electrodoméstico o pieza funcional y decorativa inspirada en el diseño de los años cincuenta que tiene una larga lista de admiradores. Si ya recuperas la cocina de carbón de la abuela, ¡el no va más! En muchos establecimientos podrás encontrar este tipo de electrodoméstico con aires de tiempos pasados pero con capacidades modernas como las cocinas vitrocerámicas o de inducción de nuestros días.

Cerámica Oropesa
10 agosto, 2020

Baldosas de barro cocido: fabricación artesanal y diseño personalizado

0 comentarios

Las baldosas de barro o rústicas son sin duda una artesanía a la vanguardia del diseño. Usadas desde los tiempos del paso de los árabes por España, volvió a ser popular en los años 60’s y ahora, está regresando para crear diseños únicos en interiores y exteriores de las construcciones. Este tipo de pavimentos de barro crean una arquitectura contemporánea con diseños únicos.

Baldosas de barro cocido: fabricadas una por una por artesanos

Cerámica Oropesa

Las baldosas de barro cocido, también conocidas como de terracota o rústicas, son revestimientos producidos de forma totalmente artesanal, con materia prima a base de barro, principalmente arcillas procedentes de la comarca, en concreto, de la zona de Puente del Arzobispo. Es una opción versátil que no sólo puede utilizarse en áreas públicas, como edificios públicos o instituciones privadas, sino que también puede aplicarse en revestimientos interiores, incluyendo pisos, muros y muebles. Su versatilidad se debe a que son altamente personalizables, desde sus tonalidades y patrones hasta su geometría y sus dimensiones.

Las baldosas de barro cocido son totalmente artesanales, y son fabricadas una por una por artesanos que perpetúan una técnica meticulosa que va desde la preparación del barro hasta el secado y horneado final de los productos, con todo el cuidado necesario para que puedan entregarse con las condiciones necesarias que aseguren la calidad que distingue a Cerámica Oropesa.

Sus ventajas y caracteristicas

Una característica es su versatilidad, ya que las baldosas rusticas pueden funcionar como revestimiento de pisos, paredes o incluso muebles, tanto en exteriores como en interiores, o en lugares públicos o privados.

Es un revestimiento que presenta una alta resistencia al impacto. La posibilidad de generar distintos patrones, permitiendo personalizar los espacios y generar composiciones con otros materiales. Como son piezas exclusivas, también es posible personalizar sus tonalidades, los que pueden permanecer intactos durante años si se impermeabilizan adecuadamente. La exclusividad del mismo diseño, dependiendo de el proceso de fabricación, producirá un efecto geométrico completamente diferente y único. Un detalle importante sobre esta característica es que las baldosas de barro cocido siempre presentarán algunas imperfecciones menores y variaciones de tonos, que las define por su propia singularidad.

Para su mantenimiento, se recomienda aplicar cera líquida incolora con una escobilla de goma cada 15 días o cuando comiencen a perder brillo. En su limpieza diaria, se recomienda usar agua y jabón suave. La cera conserva su condición hidrófuga una vez tratada, así que es importante aplicarla regularmente.

baldosas de barro
21 octubre, 2019

¿Sabías que no es baldosa rústica todo lo que parece?

0 comentarios

Muchas veces cuando hablamos de baldosas de barro cocido se tiende a confundir con otros tipo de baldosas, normalmente confeccionadas a partir de cemento, e incluso con otros tipos de materiales, que imitan la rusticidad de las baldosas de barro.

La auténtica baldosa de barro cocido son las que en su proceso de fabricación se utiliza solo barro. Es decir, es arcilla mezclada con polvo y otros elementos del propio suelo de donde se extrae, y mediante moldes que las dan forma, se trabajan artesanalmente a mano, dejándolas secar antes de pasar por el horno árabe a más de 1200ºC, que las confiere su dureza cerámica. Su color característico, de variadas tonalidades, las dota de esencia mediterránea y rústica. 

Las baldosas hidráulicas no están hechas de barro

Las baldosas hidráulicas de cemento son las más tradicionales. Un tipo de baldosa que no requiere cocción sino que se consolidaba mediante prensas. Poseen similares características de grosor, de entre 2 y 2,5 cm, con las baldosas de barro cocido.

Se fabrican con una base de cemento y una mezcla de agua, polvo de mármol blanco, arena y varios pigmentos para color a la mezcla. Esta capa es de unos 5 mm. a la que se le añaden dos más de cemento y arena antes de pasar por la prensa hidráulica. Después, se dejan secar durante un mes, tras rociarlas para que el cemento quede perfectamente endurecido debido al proceso químico iniciado gracias al agua.

Y por último, las baldosas hidráulicas de cerámica, las más recientes y baratas. El grosor de las piezas es menor que el de una baldosa hidráulica original de cemento. A diferencia de las cemento necesitan de cocción, y su capa superior es vitrificada.

Un poco de historia sobre la cerámica de barro

Las baldosas de barro cocido más antiguas datan de la Babilonia del siglo IX a. C. Haciendo abstracción de lo que pudo ofrecer en este campo el Lejano Oriente y siguiendo las grandes culturas occidentales, hay que mencionar la gran industria romana de baldosas de terracota, técnica y uso que quedaron en estado latente hasta que los árabes los reintrodujeron en la península ibérica. Los imperativos de austeridad del Corán estimularían la creación de deslumbrantes diseños geométricos en los suelos y las paredes de los palacios reales y las mezquitas de Al-Ándalus.

Cerámica Oropesa desde hace casi medio siglo mantiene esta tradición artesanal heredada desde estos tiempos. Todo un referente nacional en el sector de la producción de suelos cerámicos rústicos.

Suelos de rústicos Cerámica Oropesa
29 junio, 2019

Cerámica de barro cocido, una industria ecosostenible

0 comentarios

Toledo, a través de los núcleos de población de Puente del Arzobispo y Talavera de la Reina, tierras de tradición alfarera,  ostenta el merecido galardón de provincia de la cerámica de barro.

Pero también, gracias a la localidad de Oropesa que se distingue por su cerámica de barro cocido para la construcción, y que se sigue elaborando de la misma forma que hace más de dos milenios lo hacían los árabes. Una tradición artesana arraigada desde hace años,  donde “la forma de elaborarlo y la materia prima es la misma que entonces. Tan solo se ha mecanizado el molido del barro y su amasado: antes se hacía a mano y ahora con amasadoras industriales” como nos comenta Francisco Manuel Nava, Director General de Cerámica Oropesa, el protagonista de nuestra entrevista.

Con el barro extraído de las orillas del río que cruza Puente del Arzobispo, esta fábrica establecida a mediados de los 70 a las afueras de esta localidad toledana, sigue elaborando estas piezas irrepetibles de pavimentos rústicos y ladrillos. “Es totalmente hecho a mano, como antiguamente, según los métodos tradicionales, por lo que ninguna pieza es idéntica a la otra. A los clientes les gustan las irregularidades, porque es lo que las convierte en piezas únicas, confirma Francisco Manuel, o Fran como él prefiere que se le llame, mientras nos invita a observar en vivo cómo es el proceso.

El secado de las piezas

Secado de la cerámica de barro

En mitad de un enorme espacio abierto en el interior de la nave de la fábrica, permanecen las baldosas y los ladrillos expuestos al aire, controlando continuamente el grado de humedad durante su largo proceso de secado, uno de los más importantes de su elaboración, antes de pasar al horno para su cocción.

Hemos optimizado estos tiempos para evitar el uso en exceso del horno, alargando su proceso de secado al aire libre, un método más acorde con el medio ambiente” comenta Fran, que continua diciéndonos durante su narración del proceso de fabricación de sus productos de barro cocido “durante unos días están secándose sobre unas planchas de madera en unas estanterías especiales, tapándolas con plástico para regular el secado: si se seca demasiado deprisa se rajan, si las da el sol se rajan, si las da el aire se también se rajan. Después, se raspan para eliminar las irregularidades de las orillas y se sitúan en espiga (en vertical) para que el proceso de secado concluya de forma uniforme; otros diez días más o menos según la estación del año y el grado de secado“.

Mientras tanto, Antonio Robledo, curtido empleado que trabaja en la fábrica desde sus inicios, recoge con sus manos un buen montón de arcilla y lo deposita sobre el molde de madera para así darle forma a la pieza, retirando con destreza el sobrante que excede la capacidad del mismo.

A mano y en cuclillas sobre el suelo -“es un trabajo duro y especializado y hay que elaborarlo sobre el suelo, por eso mucha gente no está dispuesta a trabajar aquí“, confiesa Fran-,  se va cubriendo cada hueco y esquina de los moldes. Después, con una madera a modo de nivel, se retira con destreza el sobrante que excede la capacidad del mismo para dejar la superficie lisa, y, con un poco de agua, se aporta el alisado fino y definitivo.

cerámica de barro cocido

El proceso de cocción de la cerámica de barro cocido

Una vez secos, falta la cocción, “lo que aporta la textura, el color (con distintas tonalidades al ser un horno árabe), la dureza y la resistencia al producto final” añade Fran. “Los hornos deberán alcanzar una temperatura de entre 1.150ºC  a 1.200ºC. Si te pasas de fuego, se deshacen; pero si no llegas, no están bien cocidas. Y si no aciertas, ya lo puedes tirar“, afirma Francisco Manuel. Aunque lo cierto es que nada se tira en esta industria artesana y ecosostenible. Las piezas que se rompen antes de cocerse vuelven humedecerse y a comenzar el proceso desde cero, reciclándose para producir nuevas piezas.

La cocción, cuyo proceso dura otra semana -el enfriamiento debe ser paulatino para evitar que se estropee la cerámica y consume una quinta semana-, se produce alimentando el horno con biomasa, normalmente procedente de podas forestales o podas controladas para calentar el horno, mayormente pino, por que se necesita que dé bastante llama para que suba el fuego hasta arriba, intentando ser lo más respetuosos posible con el medio ambiente.

Desde la restauración del patrimonio histórico hasta la casa solariega más moderna

arquitectura sostenible de barro cocido

Cuando en una restauración de un bien patrimonial español necesitan una pieza específica de cerámica artesana, saben que en Cerámica Oropesa se puede elaborar. Para cumplir con las necesidades de la restauración, las piezas se fabrican a medida.

Entre los edificios históricos que llevan la firma de Cerámica Oropesa, destacan el salón de plenos del Excmo. Ayuntamiento de Ocaña, Ayuntamiento de Montemolín en Badajoz para la restauración de un anfiteatro, Parroquia de Santiago el Mayor en Zaragoza, varios Paradores Nacionales de Turismo, incluido el de Oropesa, y como edificios y lugares de obra nueva. por ejemplo, una urbanización en en el municipoio de Arona -Tenerife-, diversos cortijos en la provincia de Sevilla, etc., en una interminable lista.

El suelo de barro cocido es un pavimento 100% ecológico, de gran eficiencia energética y duradero, en nuestro caso de elaboración artesanal. Conjuga perfectamente en los ambientes de interiores de diseño modernista, y no solo en el rústico como hasta ahora se le había catalogado.

Actualmente, muchos propietarios de casas solariegas contactan con ellos, o bien para una restauración parcial del suelo existente -o la recuperación de suelos en mal estado-, o bien por elegir este tipo de productos para la decoración interior o exterior de sus porches o terrazas. También son muchos los negocios destinados al público, como cafeterías, restaurantes, etc. que demandan sus productos artesanos de barro cocido, ya sea como pavimento como revestimiento de paredes.

Para finalizar, Francisco Manuel nos cuenta el secreto de su éxito: “Nuestra mayor publicidad es el boca a boca de nuestros clientes y sus buenos comentarios entre unos y otros respecto a nuestra empresa y sus productos“.

Mantenimiento Parador de Oropesa
23 enero, 2019

Trabajos de mantenimiento en el Parador de Oropesa

0 comentarios

El Parador de Oropesa, ubicado en el conjunto monumental, en pleno casco urbano de Oropesa, el Parador se encuentra a 35 km de Talavera de la Reina, a 32 de Navalmoral de la Mata y a 112 de Toledo. Fue el primer monumento histórico en convertirse en 1930 en Parador Nacional de la cadena pública, y qué abrió camino a una red de alojamientos en castillos, palacios, conventos y monasterios, considerada única en el mundo.

Una rehabilitación necesaria

Durante el pasado mes de noviembre de 2019, Cerámica Oropesa se hizo cargo de la rehabilitación de los suelos de barro cocido para devolver el lustre y esplendor original, propio de este tipo de suelos. La zonas rehabilitadas han sido: la zona de ventanales, zona buffet y el salón central de su restaurante y, también, su salón de cazadores, todos ellos deteriorados por el tiempo y el trasiego de sus comensales y visitantes.

Nuestro equipo de mantenimiento, primeramente realizo un decapado de los suelos de barro, reparando y sustituyendo aquellas piezas muy deterioradas por nuevas, antes de proceder a su limpieza y, posteriormente,  impermeabilizarlos mediante nuestros productos específicos de para el tratamiento de suelos rústicos.

mantenimiento de suelos de barro

Queremos agradecer a la red de Paradores de España, en particular al director del Parador de Oropesa, por haber confiado en Cerámica Oropesa estos trabajos de mantenimiento y rehabilitación.

Si dispone de suelos de barro cocido en su hogar o casa de campo, y desea devolverles su belleza natural, no dude en solicitarnos presupuesto, sin ningún tipo de compromiso por de parte.

tratamiento suelo de barro cocido
31 diciembre, 2016

¿Debo tratar mi suelo de Barro Cocido natural?

0 comentarios

El suelo de barro cocido manual que no ha recibido tratamiento empiezan a perder su brillo natural con el paso del tiempo y destacan por un color blanquecino, consecuencia de los sedimentos de cal que contiene el agua con la que se limpian.
La manera de cuidar un suelo de barro cocido natural o terracota consiste en aplicar sobre él, de forma periódica, alguna sustancia protectora. Esta lo debe impermeabilizar.
La costumbre de utilizar aceite de linaza, extendida hasta la actualidad, se considera ya algo anticuada. Su aplicación es como “manchar ahora, para que no se manche después”.
Por eso, en Cerámica Oropesa© os recomendamos usar productos protectores para el suelo de barro cocido natural, que por lo general, se venden listos para usar. Se deben aplicar con una brocha grande sobre el suelo limpio y seco. En interiores, hay que ventilar bien el local para garantizar que la humedad sea la mínima posible. El rendimiento dependerá del grado de absorción del suelo y del grosor de la capa que se realice, pero en general, con un litro se puede cubrir una superficie de entre 5 y 10 metros cuadrados.
Cerámica Oropesa© recomienda el uso de productos nuestra propia marca, productos basados en nuestra experiencia de más de cuarenta años trabajando el barro cocido.
También podéis solicitarnos al hacer el pedido un pretratamiento impermeabilizante para un mejor mantenimiento de los suelos desde su colocación.